Friday, November 21, 2008

Fotografía

El cielo amanece azul intenso.

Al otro lado de la vía,
parece que los viajeros posan para un retrato.

Dos mujeres americanas, una negra y otra rubia,
me piden que les haga una foto delante de una fuente.

Espío con el teleobjetivo de mi cámara a los vecinos de la calle Mallorca.

Sé que está prohibido.

2 comments:

Hema Topeya said...

Quién no se ha encaramado a una silla, quién no ha retirado levemente una cortina, quién no ha usado la mirilla en la puerta, quién alguna vez no intrigó en su ventana indiscreta...
Great!

ana said...

Prohibido prohibir.